El Camino Primitivo

"Nunca es demasiado tarde para encontrar el camino"

El Camino Primitivo: un poco de historia

 

La historia es el principal aval del Camino Primitivo, ya que como su propio nombre indica, esta es la primera ruta a Santiago de Compostela documentada y data del primer tercio del siglo IX.

La noticia del descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago, a principios del siglo IX, se extiende por Europa y los reinos hispanos. La primera ruta de peregrinación de la que se tiene constancia fue la organizada por el rey asturiano Alfonso II El Casto, quien desde Oviedo, capital del reino, acude a visitar el lugar donde se había hallado el sepulcro, conocido como “Campo de Estrellas” (origen del actual nombre de la ciudad: Compostela). El rey Alfonso ordena construir una iglesia en el lugar del hallazgo y la noticia se extiende entre los creyentes, iniciándose así las peregrinaciones de cientos de fieles por el itinerario que aún hoy conocemos como Camino Primitivo.

El origen histórico del Camino Primitivo es por tanto la ciudad de Oviedo, convirtiéndose esta en lugar de paso obligatorio para peregrinos provenientes del norte de España y de Europa. Las reliquias con que contaba la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador de Oviedo convirtieron a esta ciudad en un núcleo de atracción de peregrinos. Así, los que iban a Santiago por el Camino del Norte, abandonaban la costa cantábrica para acercarse a Oviedo y los que lo hacían a través de la meseta, desviaban sus pasos en León para cruzar el puerto de Pajares y descender a Oviedo, pues como se decía entonces “quien visita a Santiago pero no al Salvador (de Oviedo) visita al criado y deja al Señor”. Este es el origen del Camino del Salvador, que une León y Oviedo.

 

El Camino Primitivo: el itinerario

 

Este camino comienza en Oviedo y en sus 312 Km transcurre por zonas montañosas del occidente asturiano antes de adentrarse en la provincia gallega de Lugo y confluir con el Camino Francés en el municipio de Melide, unos 54 km antes de Santiago.

En su recorrido por el Principado de Asturias, y tras salir de Oviedo, el camino pasa por los concejos de Las Regueras, Grado, Salas, Tineo, Pola de Allande y Grandas de Salime. La dureza de una ruta que transcurre en la mayoría de su itinerario en plena naturaleza, se ve recompensada con paisajes y parajes de extraordinaria belleza: a lo largo del camino os encontraréis con bosques, arroyos, ríos, valles, campos de cultivo, pequeñas aldeas y villas. De hecho, a pocos kilómetros de Campiello comienza una de las etapas que han sido catalogadas como las más hermosas del Camino Primitivo, la conocida como “Ruta de los Hospitales”. En nuestra web se puede consultar información tanto de esta ruta, como de la alternativa que transcurre por Pola de Allande y asciende el Puerto de El Palo.

Asimismo, el patrimonio monumental de esta ruta es digno de mención y no sólo en Oviedo, pues a lo largo de la ruta se encuentran numerosos puntos de arquitectura religiosa, como por ejemplo el Monasterio de Santa María la Real de Obona, construcción románica del siglo XIII, que podréis visitar antes de llegar a nuestro albergue.

A pesar de la dificultad del camino (por su carácter agreste) no hay posibilidad de perderse, ya que a lo largo del mismo, os encontraréis mojones de piedra con una vieira indicando la dirección a seguir, junto con las características flechas amarillas que señalan la dirección correcta. Debemos matizar aquí que la capital asturiana constituye una excepción a esta regla, pues en Oviedo la señalización del camino se compone de una serie de conchas de bronce dispuestas en el suelo siguiendo la ruta por la que debe transitar el peregrino que va hacia Santiago.